Cleosexshop

¿ Poco sexo?

¿Poco Sexo? ¿Qué Puedo hacer?

Existen muchas preguntas cuando nos encontramos con una vida sexual que consideramos poca. Pero en realidad: ¿Porque consideramos que es poca la cantidad de sexo que tengo? ¿Cuál es la cantidad de sexo que debo tener? ¿Por qué disminuye o aumenta mi frecuencia de tener sexo? ¿En qué estoy fallando? ¿Es malo o bueno tener poco sexo? Esta y otras interrogantes se nos vienen a nuestra testa cuando nos sentimos con poca frecuencia en la acción sexual.


Saludos creativas y creativos del sexo, ¿Tod@s activad@s y dispuest@s a juntar placer y conocimiento?, entonces conversemos.- #AprendiendoAndo

En el placer y el amor existen muchas cosas en común, una de ellas el sexo, y nada más preocupante cuando pasamos esas temporadas que no tenemos nada de nada, no encontramos por un tiempo actividad carnal que nos motiva y nos llene de alegría.

Ciertamente estas épocas de poca o baja acción, pueden ser consecuencia de algunas cosas, pero debemos preocuparnos poco si estas cosas son porque la queremos así, sería muy agradable controlar nuestras hormonas y dejar que la acción llegue sin buscarla. Pero sabemos que la mayoría de los hombres cuando tienen poca actividad sexual nos preocupamos porque pensamos que algo pasa, quizás nuestro gusto está cambiando, o comenzamos a dudar de nuestra atracción, o nos justificamos porque no es mi tiempo con esa hembra, en fin, ha algo le adjudicamos nuestra escases de ejercicio sexual.

Ahora, si esta baja diligencia para cumplir con los deseos lujuriosos, tiende a disminuir por problemas de salud, este cuento es otro, y allí si debemos correr a un galeno para que nos confirme o nos recomiende lo más pronto posible el remedio a tan importante hecho.

En la actualidad la poca relación sexual se debe a determinados puntos, uno de ellos, mostrados en distintas estadísticas se debe a la diversidad que existe en el ambiente, y la preocupación por la homosexualidad, lo que para algunos desmotiva, e incluso buscan cuidarse mucho antes de buscar el sexo, y por ello muchos o muchas tienden a bajar la búsqueda de sexo.

En la búsqueda de información (https://www.bbc.com/mundo/vert-fut-39900429). El Artículo “Las razones por la que cada vez tenemos menos sexo”, nos ayuda a dilucidar un poco más el tema: “En lo que a sexo se refiere, vivimos en una de las épocas más liberales de la historia de la humanidad. El acceso a nuevas tecnologías desarrolladas en los últimos 40 años, inventos como la píldora anticonceptiva o aplicaciones de citas, han abierto un nuevo mundo de posibilidades. La maduración de la revolución sexual nacida en la década de 1970 flexibilizó muchas normas sociales”.

Con esto llegó el divorcio, la homosexualidad y diversidad de maneras de conseguir relaciones de maneras distintas, a pesar de esto los investigadores coinciden en que en esta época tenemos menos sexo que en la década de los 90.

Algunos números, como lo indican: “Los investigadores estadounidenses Jean Twenge, Ryne Sherman y Brooke Wells publicaron un artículo en la revista académica de sexología Archives of Sexual Behavior en el que demostraban que, de media, los estadounidenses practicaban sexo nueve veces menos a principios de la década de 2010 que a finales de la de 1990”.

Por otra parte del mundo encontramos: “En 2013, la Encuesta Nacional de Actitudes Sexuales y Estilos de vida (Natsal, por sus siglas en inglés) encontró que los británicos con edades comprendidas entre los 16 y los 44 años practican sexo menos de 5 veces al mes en promedio.

Este dato supuso una caída con respecto a la última encuesta, realizada en el año 2000. En ese entonces el promedio era de 6,2 veces al mes en el caso de los hombres y de 6,3 para las mujeres.

Las causas de estos bajones en promedio de actividad sexual, se asientan según estas encuestas a las redes sociales y la pornografía, al parecer muchas personas, parejas, e incluso de diversidad sexual o creencias, buscan sus propias salidas y entretienen su intimidad a través de las redes sociales, y con ello el internet y la pornografía, por eso huyen de la relación sexual en pareja siendo o haciendo una monografía del sexo.

Cuando hablamos de las generaciones, podemos conseguir que estos números tienen una lógica, “Un estudio de Jean Twenge, por ejemplo, concluye que los millennials (personas nacidas entre los años 1980 y 2000) tienen menos encuentros sexuales que los jóvenes de la Generación X (1960-1984) y los del Baby Boom (1946-1965)”.

En este sentido, entendemos que en las diferentes épocas se tenían diferentes maneras de entretener, pasando los años el sexo no ha sido la preferencia en entretenimiento, ha sido superado increíblemente por otras actividades, y lo comento porque es algo que poco se puede creer sobre todo a los que amamos tener sexo, y hacer el amor.

Aunque existen estas estadísticas que confirman este ritmo en el tiempo, donde la actividad sexual ha bajado, se hace cuesta arriba entender que esto pasa, cuando observamos en el mundo un libertinaje en relación al tema, y llegamos a pensar que el sexo es lo que motiva a esta llamada libertad del siglo XX.

Dentro de estos estudios, también logramos dilucidar otras características que en estos tiempos alimentan y restan más actividad sexual, y lo encontramos en el estrés o sencillamente cuando nos preocupamos más por solventar los problemas de la vida y en realidad dejamos de vivirla.

Nos encontramos con este reporte (https://laopinion.com/2017/03/18/el-estres-mina-el-deseo-sexual/) que se titula “A más estrés, menos deseo sexual”. En el observamos que este detalle ha sido influyente para esta baja cantidad de sexo al pasar el tiempo.

Este artículo cometa una realidad que sustenta la teoría, “Médicamente se sabe que cuando una persona ha estado por largo tiempo bajo estrés, su cuerpo comienza a producir más cortisol —una hormona esteroide de la corteza suprarrenal y conocida como “la hormona del estrés”— en la sangre y esto hace que se reprima la mayoría de las funciones orgánicas, incluyendo las funciones sexuales y reproductivas.

En el caso específico del decrecimiento de las funciones sexuales, este se presenta ante el bloqueo de la producción de la testosterona, la hormona sexual con mayor importancia para el deseo sexual tanto en hombres como en mujeres.

Por lo regular, en los hombres la inapetencia sexual (ya sea en pareja o en solitario) causada por la acumulación de estrés se manifiesta con problemas de eyaculación precoz y la disfunción eréctil, mientras que en las mujeres con vaginismo y anorgasmia”.

Para todos es conocido en esta era que el estrés a formado parte de nuestro día a día, por ello la recomendación, y por demás, la misión de este post, es recomendar a todas y todos evitar el estrés, no sólo para aumentar la relaciones sexuales, que sería algo genial, si no para recuperar nuestras vidas y sobre todo vivirlas en pleno.

Debemos por sobre todas las cosas comunicarnos y manifestar nuestro deseo, a nuestra pareja o nuestro aminovi@, debemos hacerle entender lo que queremos e incluso acordar esos momentos íntimos, si el trabajo o nuestra actividad interfiere en esos minutos de cariño tenemos que obligarnos a buscar espacios de entretenimiento sexual, eso alimenta la vida y el espíritu y como consecuencia eres más saludable.

Dicen los ancestros “haz el amor y no la guerra”.

Recuerda “hacer el amor y disfrutar el sexo en el mismo momento”. El sexo con amor, es el clímax de la relación.

Espero saber de ustedes, con todo respeto y placer.-

Licdo. Eber Morin

ebermorin75@gmail.com / @emorin


No se encontraron resultados.


Deja un Comentario

Tu email no será publicado

1
×
Hola,
En que podemos ayudarte